Caso Janus - AFSCME. Un caso testigo

 8 cosas que debes saber sobre el caso Janus vs AFSCME en la Corte Suprema de EE.UU. y por qué puede representar uno de los mayores ataques a los derechos sindicales en las últimas décadas. Es el mayor proceso laboral del siglo 21, según el Washington Post.

 La futura decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre Janus vs AFSCME puede tener un gran impacto en la forma en que operan los sindicatos del sector público. El tribunal superior escuchó los argumentos orales el 26 de febrero y decidirá sobre el caso a fines de junio.
Estas son 8 cosas que debes saber al respecto:

1. ¿Qué decidirá exactamente la Corte Suprema de los Estados Unidos?

El tribunal superior decidirá si los empleados públicos seguirán estando obligados a pagar "cuotas de agencia" ("agency fees") para cubrir los costos de negociación colectiva de los sindicatos que los representan, incluso si los empleados no son miembros del sindicato. En cuestión están las reglas en 22 estados de los Estados Unidos.
 

2. ¿Por qué esta tarifa es obligatoria?

Cuando los empleados deciden ser representados por un sindicato, éste se convierte en el representante legal para los asuntos de negociación colectiva y la ley exige que represente y negocie en nombre de todos los trabajadores. No se requiere que estos trabajadores sean miembros del sindicato, pero como todos reciben los aumentos salariales, los beneficios y los derechos laborales que el sindicato negocia, es justo que todos contribuyan con este costo de representación.

El pago de la cuota de agencia no hace que obligatoriamente el trabajador forme parte del sindicato.

Como argumenta el Consejo Laboral Municipal de la Ciudad de Nueva York en un informe de Amicus Curiae remitido a la Corte Suprema de los EE.UU.:
"La simple verdad es que se debe contribuir a permitir que el sindicato realice su trabajo y si no se puede exigir que todos los que se benefician contribuyan, los sindicalistas se verán obligados a cargar el peso sobre sus espaldas, subsidiando a los que no contribuyen".

3. ¿Las cuotas de agencia son legales?

Sí. En una decisión unánime sobre el caso Abood versus Detroit Board Of Education, en la década de 1970, la Corte Suprema de los EE.UU. confirmó su legalidad.

4. ¿De qué se trata exactamente el caso Janus vs AFSCME?

Mark Janus, un trabajador estatal de Illinois que no quiso unirse a la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, Condales y Municipales (AFSCME), una afiliada de la ISP, argumenta que los pagos que está obligado a pagar al sindicato violan la Primera Enmienda, que garantiza la libertad de expresión. De acuerdo con este argumento, las tarifas requeridas de los trabajadores en un proceso de negociación colectiva equivalen a una forma de "discurso" político obligado ante el gobierno. Desde este punto de vista, la negociación colectiva del sector público y el cabildeo político son indistinguibles. Como se explica en un artículo publicado en The Nation:

"El caso toma la suposición de que si usted es un maestro que busca clases más pequeñas o un jubilado que busca una atención de salud decente, la Corte básicamente tratará las demandas contractuales de su sindicato como cabildeo ideológico ante a su gobierno".

5. Pero... ¿se trata realmente de la Primera Enmienda y de un empleado público descontento?

Por supuesto que no. Sindicatos, trabajadores, economistas, congresistas, grupos de derechos civiles e incluso alcaldes y empleadores estatales y locales consideran que Janus vs AFSCME es un gran asalto al trabajo y parte de una campaña más amplia contra los sindicatos del sector público que busca socavar su estructura financiera e institucional. No es una coincidencia que este sea el tercer caso que se presenta ante la Corte Suprema en cinco años que tienen que ver con las cuotas de agencia recaudadas por los sindicatos del sector público.

Como nos dice un reportaje del New York Times publicado el 25 de febrero, esta campaña está "respaldada por algunos de los principales donantes electorales de la derecha".

Un informe lanzado el 21 de febrero por el Economic Policy Institute (EPI): "un grupo de expertos no partidista y sin fines de lucro creado en 1986 para incluir las necesidades de los trabajadores de bajos y medianos ingresos en las discusiones de política económica" , muestra que Janus vs AFSCME y los dos casos que le precedieron en la Corte Suprema de los EE.UU. "no crecieron a partir de un desafío orgánico a la representación sindical desde las bases":

"Más bien, los casos de cuotas de agencia están siendo financiados por un pequeño grupo de fundaciones con vínculos con los lobbies corporativos más grandes y poderosos. Estas organizaciones y los políticos a quienes apoyan han logrado avanzar en una agenda de políticas que debilita el poder de negociación de los trabajadores. En Janus, estos intereses han centrado su ataque en los trabajadores del sector público, la fuerza laboral con la mayor densidad sindical ".

Los investigadores del EPI crearon una base de datos de transacciones financieras de organizaciones involucradas en estos casos. La conclusión fue que:

"Lo que está claro es que un núcleo de fundaciones con vínculos con los lobbies más grandes y poderosos que representan intereses corporativos han proporcionado un apoyo financiero consistente para los casos de cuotas de agencia".

 Detrás del caso Janus vs AFSCME están organizaciones como la National Right to Work Legal Defense Foundation (NRTWLDF) y el Liberty Justice Center (LJC), que representan al demandante. El informe del EPI revela que ambas organizaciones están financiadas por las mismas fundaciones: Donors Trust, Lynde and Harry Bradley Foundation, Ed Uihlein Family Foundation y Dunns Foundation for the Advancement of Right Thinking. Además, NRTWLDF también recibió fondos de la Walton Family Foundation, y LJC también fue financiado por el Instituto Charles Koch.

Estas fundaciones comparten, de acuerdo con EPI, "intereses conservadores que buscan socavar a los sindicatos del sector privado presionando a los estados para que aprueben leyes que prohíban cualquier determinación de que los trabajadores paguen cuotas de agencia". Estas leyes ya se aplican en 28 estados de EE.UU., y se basan en el concepto denominado "right-to-work".


6. A propósito… ¿la cuota de agencia realmente viola la Primera Enmienda?

No. Los sindicatos y sus apoyadores argumentan que existe una línea clara y legal que separa el cabildeo político y las actividades relacionadas con los procesos de negociación sobre cuestiones laborales. Por lo tanto, el argumento de que las cuotas de agencia violan la Primera Enmienda está "basado en una premisa falsa", dicen David Cole y Amanda Shanor en un artículo publicado el 23 de febrero en The Nation.

"Debido a que las cuotas de agencia simplemente cubren el costo de los servicios prestados (...), no violan la Primera Enmienda, siempre y cuando no se gasten en el discurso ideológico del sindicato".

Los autores defienden que la cuota de agencia protege los intereses tanto de los trabajadores sindicalizados como el de los no sindicalizados:
"Protege los intereses asociativos de los empleados públicos que no se unen a un sindicato asegurándoles de que no necesitan subsidiar el discurso ideológico con el que no están de acuerdo. Pero, al mismo tiempo, protege los intereses asociativos de quienes se unen a los sindicatos al garantizar que no tienen que subsidiar los servicios en el lugar de trabajo que benefician a los trabajadores no sindicalizados ".

7. ¿Cuáles pueden ser los impactos de una decisión de la Corte Suprema de EE.UU. a favor de Janus?

Una decisión de la Corte Suprema a favor de Janus podría afectar significativamente las operaciones de los sindicatos del sector público y debilitar su poder de negociación colectiva. Un informe del Economic Policy Institute (EPI) publicado en octubre de 2015 reveló que los empleados del sector público en los estados con plenos derechos de negociación colectiva ganaban más que sus contrapartes en los estados donde rige el "right-to-work".

Los trabajadores negros, más específicamente, las trabajadoras negras, serían el grupo de la población más afectado. En agosto de 2016, el Center for Economic and Policy Research (CEPR) publicó un estudio que muestra que los trabajadores sindicalizados negros disfrutan de salarios más altos (un promedio de 16.4% más) y un mejor acceso al seguro de salud y beneficios de jubilación que sus pares no sindicalizados. Según el documento, la gran disminución de la sindicalización en las últimas décadas en los Estados Unidos ha "contribuido a un aumento en la desigualdad salarial general, así como a la creciente brecha salarial entre blancos y negros". El estudio también llega a la conclusión de que hoy en día estos trabajadores sindicalizados negros son más propensos a ser mujeres, mayores, inmigrantes y trabajadores del sector público.

8. ¿Cómo la ISP está apoyando a los sindicatos estadounidenses?

La Internacional de Servicios Públicos pide solidaridad con los sindicatos estadounidenses que se enfrentan "a la mayor movida legal antisindical en medio siglo". Los afiliados de la ISP en EE.UU. prepararon informes de Amicus Curiae para la Corte Suprema que muestran cómo las cuotas de agencia son fundamentales para un sector público eficiente y efectivo. (Puedes hacer clic aquí para ver todos los informes de Amicus Curiae presentados ante el Tribunal). El 24 de febrero, participaron en el Día de Acción de los Trabajadores, cuando miles de trabajadores sindicales se reunieron en todo los Estados Unidos para cantar y agitar carteles contra el ataque al trabajo organizado representado por Janus vs AFSCME.

El 8 de febrero, la secretaria general de la ISP, Rosa Pavanelli, presidió una videoconferencia con líderes sindicales de todo el mundo para abordar el tema.

Fuente: http://world-psi.org/es/8-cosas-que-debes-saber-sobre-el-caso-janus-vs-afscme-en-la-corte-suprema-de-eeuu


Secretaría de Coordinación CONTUA - coordinacion@contua.org - Ayacucho 1726 C1112AAF Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Tel: + 54 11 4805 5365